Des de la Safor música, música, música i més música... poesia, poesia, poesia i més poesia... debat, idees, assaig i més debat, més idees i més assaig, ... però sempre amb música

dissabte, 11 de febrer de 2012

article de J. R. Seguí sobre el Palau de les Arts

Article de J. R. Seguí que apareix hui al Levante i que creiem interessant. Afegim l'enllaç i el text.
http://www.levante-emv.com/opinion/2012/02/10/opera/880077.html?utm_source=rss

Afirma la Intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, arropada por el director musical del Festival del Mediterrani, Zubin Mehta, que hay que conformarse con ópera en versión de concierto antes que caer en «la mediocridad» y, también, que mejor es eso que nada.
No creo que piensen de la misma forma los abonados del coliseo valenciano—lo sé—ni entonces hubiera hecho falta un edificio de 400 millones de euros para ofrecer lo que el Palau de la Música—su acústica es infinitamente mejor que la del Auditorio de Les Arts— vino aportando, y con gran altura de miras, durante los años que no existió el mausoleo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y a buen justiprecio. Y para eso, tampoco hacía falta una plantilla de 400 trabajadores, una orquesta de reciente creación, ni un equipo de tan elevados cachés. Y menos aún tantos jefes de producción, escena y/o coordinadores artísticos... Una ópera en versión de concierto es un complemento en todo coliseo del mundo, pero nunca un fin en sí mismo.
Y si es por cuestión de ahorro y liquidez, existen muchas fórmulas para conseguirlo. Se puede elevar el nivel de un elenco apostando por la contratación directa, y no por las agencias, rebajando costes en las direcciones musicales, ajustando los escénicos o evitando las abundantes contrataciones externas y los refuerzos. Por no hablar de agudizar la imaginación y equilibrar costes de escenografía, vestuario y producción. O simplemente, innovar, mirar y tirar de alrededor. Así funcionan decenas de teatros en Europa. Por no hablar de coproducciones reales. Sólo hay que mirar las últimas programaciones de Liceu y Real para entenderlo viendo la sucesiva repetición de títulos. Lo demás, justificaciones.