Des de la Safor música, música, música i més música... poesia, poesia, poesia i més poesia... debat, idees, assaig i més debat, més idees i més assaig, ... però sempre amb música

diumenge, 20 de novembre de 2011

Ministeri de cultura sí, ministeri de cultura no.

A El Cutural han preguntat a un sèrie de gent si és necessari o no el Ministeri de Cultura (Ministerio de Cultura ¿Sí o no?). El cultural és la revista dedicada a la cultura del periòdic El Mundo, és a dir, premsa nacional, en "términos significantes" premsa del terme municipal de Madrid i pedanies.
Alfonso Aijón, Paloma O'Shea i Alberto Posadas són els representants del món de la música triats pel periòdic per a respondre a la pregunta. Alberto Posada és compositor, i per tant amb una capacitat limitada d'influència política. Alfons Aijón és el fundador d'Ibermúsica, amb una influència, no anem a dir il·limitada, però significativa en la política cultural i sobretot als corredors on es prenen les decisions. De Paloma O'Shea ja hem parlat en aquest blog.
Doncs bé, esperem que gent com Aijón no acabe en un lloc prominent del ministeri de cultura. Allò de "sociedad culturales de provincias" no necessita cap comentari. I relacionar descentralització amb corrupció i amiguisme és senzillament mala fe. És així perquè si es descentralitza l'administració el centre perd el poder sobre les subvencions "a repartir", que mitjançant els seus representants "a provincias" controlaven, i això és el que li preocupa, la pèrdua de poder del centre, i per tant d'ell, de Paloma O'Shea i d'altres membres de l'alta societat. Segons Aijón ara depenem més de criteris polítics, localismes i gustos personals, que, clar està, sempre és pitjor que criteris polítics, centralisme i gustos personals, ni punt de comparació! 
De totes formes, cal reconèixer que llevat d'aquestes opinions Aijón ha dit en moltes ocasions coses ben interessants. Va ser el primer en dir que a Espanya existia una bombolla musical, i que com la immobiliària acabaria per explotar. Doncs, ja ho ha fet.
Peguem els textos del reportatge amb les paraules d'Aijón, Posadas i O'Shea.

Alfonso Aijón

Fundador de Ibermúsica

“Necesitamos equipos reducidos y eficaces. ¿Por qué no extranjeros?”

Rotundamente: es necesario que exista un Ministerio de Cultura. Muchas sociedades culturales de provincias defendían mejor económicamente sus proyectos cuando recibían las subvenciones directamente del Ministerio. Ahora dependen más de criterios políticos y de localismos y gustos personales de los que administran esos presupuestos. El Ministerio de Cultura tendría que tener un presupuesto digno de este país y que el político de turno que le toque regentarlo tenga la independencia y la autoridad para contratar a personas de prestigio y experiencia -¿por qué no extranjeros?- que puedan formar equipos reducidos, eficaces y con ganas de trabajar. Que se olviden de esos Consejos con personalidades sin ideas y sus consiguientes gastos. 




Alberto Posadas

Compositor

“Frente al modelo francés y el italiano, ¿en qué espejo queremos mirarnos?”

Pensar en la desaparición del Ministerio de Cultura o en su asimilación dentro de otro denota no valorar su función social. Hoy se hace más necesario que nunca la existencia de un Ministerio sólido, capaz de defender el ámbito cultural ante el Consejo de Ministros. Pensar que la ausencia de un organismo así no traerá consecuencias negativas es vendarse los ojos. Comparemos la experiencia de dos países de nuestro entorno. Por una parte Francia, donde la cultura se inserta claramente dentro del tejido social gracias a unas estructuras culturales estables y sólidas, de entre las que destaca el Ministerio de Cultura con un gran peso específico. De otra parte, Italia, con un Ministerio desnaturalizado, reducido a una función de conservación patrimonial y unas estructuras en fase de derribo por abandono. ¿En qué espejo queremos mirarnos?


Paloma O'Shea

Fundación Albéniz y Escuela Superior de Música Reina Sofía

“No nos fue mal con Educación y Cultura refundidas en un solo Ministerio”

La importancia de la cultura para la cohesión y el progreso del país me parece indiscutible. He dicho alguna vez que las obras de arte y las piezas de pensamiento son semillas que llevan dentro, encapsulada, la esencia de lo que somos como sociedad. Pero no hay que confundir continente con contenido. Si lo que se propone es un cambio administrativo destinado a ahorrar unos cuantos altos cargos, no me parecería mal, pero todo lo que suponga merma en la cantidad o calidad de la actividad cultural, sería un gran error. Recuerdo que en 1995 se produjo una situación parecida. Entonces le dije a Aznar que quitar el Ministerio de Cultura me parecía una barbaridad, y él me dijo, no te preocupes, Paloma, que es un cambio meramente formal que no va a afectar a la actividad. Y así fue. No nos fue mal con Educación y Cultura refundidas en un solo Ministerio con Secretarías de Estado separadas.